Esquiar con niños

El esquí una actividad saludable y divertida para los niños.

Pero, ¿cual es la edad a partir de la cual se puede ir a esquiar con niños?. Aunque existen variedad de opiniones, la más aceptada es que la edad más idónea para enseñarle a un niño a esquiar o cualquier deporte de nieve es a partir de los 5 o 6 años, porque el esquí es un deporte duro en el que se requiere algo de fuerza física que un niño de 5-6 años está empezando a desarrollar, con lo que es bastante lógica esta espera.

Hay que tener en cuenta que para esquiar hace falta destreza, agilidad, buenos reflejos y poder afrontar esfuerzos breves pero intensos, en condiciones difíciles para el organismo ya que hay menos oxígeno en el aire.

Los niños tienen las piernas mas cortas que los adultos y su centro de gravedad es más bajo, dando mucha más estabilidad al cuerpo con menos riegos de caídas. Incluso si se caen tienen un cuerpo muy elástico, y las caídas que en un adulto serían traumáticas, en un niño no suelen tener consecuencias de ningún tipo.

De todas maneras lo más importante es que el niño que practique este deporte se divierta.

Esquiar con niños

Los niños se pueden apuntar a un cursillo de esquí, con alguien que está cualificado para enseñar a pequeños monstruos. Mientras, los padres se pueden dedicar a esquiar por su cuenta, apuntarse también a otro cursillo de perfeccionamiento para adultos o conocer otras técnicas para deslizarse por la nieve

Los cursos suelen durar tres horas por la mañana y los avances son sorprendentes desde la primera clase.

Y sobretodo no hay que insistir si no quiere aprender ya que puede que no esté preparado.

Es fundamental ir bien equipados cuando se va a la nieve a esquiar.

Hace falta un traje apropiado para que esté protegido del frío y del viento.

El esquí no tiene que ser más alto que el niño, y las fijaciones de esquí tienen que poder desengancharse fácilmente en el caso de que el niño se caiga.

Tiene que llevar siempre un casco que sujete bien la cabeza sin que se mueva por dentro.

No es conveniente que si está empezando a esquiar lleve palos ya que pueden ser peligrosos si se caen y no aportan nada al aprendizaje.

El esquí es un deporte ideal para los niños y es increíble lo rápido que aprenden, casi de manera automática, y cuanto más pequeños antes aprenden.


Categorías: Deportes


Escribe un comentario