Salir una mañana de domingo y dar una caminata por el monte con mis hijos es una de mis actividades favoritas.

Los que vivimos en el norte, disfrutamos de un clima que nos permite realizar este tipo de excursiones en cualquier época del año, lo cual no quiere decir que cualquier día valga. A mi los que más me gustan son los días soleados, evitando principalmente la lluvia y el viento. Por lo demás, si hace frío, buena ropa de abrigo y si hace calor, agua en abundancia.

Esos son mis cinco montes o caminatas preferidas:

Monte Serantes en Santurtzi
Cima no muy alta que se puede realizar desde Santurtzi o desde Zierbena. En ambos casos durante el recorrido se disfrutan de unas fantásticas vistas de la zona de El Abra y la desembocadura del río Nervión.

Oiz
Conocido popularmente como el “mirador de Bizkaia”, con sus 1.026 metros de altitud, permite desde su cima ver a mucha distancia ya que está ubicado prácticamente en el centro de Bizkaia y a su vez su cima es reconocible desde otros muchos puntos lejanos.
El camino que lleva a la cima se realiza por una pista ancha y muy sencilla de seguir. A destacar la línea formada por una treintena de aerogeneradores que ocupa el cordal principal cerca de la cima. Evidentemente no es lo que deseamos encontrar en un monte, pero seguro que a los niños les encantará poder ver de cerca los enormes aerogeneradores.

Orixol por Olaeta
Una cima quizá no muy popular quizá por su cercanía a otros montes más conocidos como el Anboto. El krast y su hayedo hacen disfrutar mucho de esta cima situada en el parque natural de Urkiola.

En la cumbre las vistas espectaculares: podemos disfrutar de la cercanía del Anboto, de frente el Udalatz y valle de Aramaio, a la derecha el macizo del Aizgorri, Elgeamendi y, detrás, el Gorbea.

Kalamua desde Ixua
No es tampoco un monte muy alto, 770 metros de altitud, pero su ubicación hace que sea considerado una de las mejores atalayas del País Vasco, hasta el punto de este monte es es la primera cumbre que ven los marineros que se acercan a los puertos de Deba, Mutriku, Ondárroa y Lekeitio.

El ascenso de de Ixua es sencillo, y en apenas 1 hora y media podemos estar en la cumbre, lo que lo hace asequible para los más pequeños de la familia

Orduña. Salto del Nervión.
No es propiamente la subida a un monte con su cima, sin embargo las vistas que ofrece esta caminata circular son realmente espectaculares y es una ruta muy fácil de realizar en familia.

Estos son mis cinco montes favoritos para poder hacer senderismo en familia, pero, seguro que cerca de donde tu vives también hay cimas muy bonitas. Si quieres, deja un comentario con su nombre y así podemos compartirlas entre todos.