Muchas veces cuando nos planteamos la compra de un juguete parece que nos vemos obligados a adquirir los denominados “juguetes educativos”, y es un error, porque todo juguete, que esté bien concebido, puede enseñar y favorecer el desarrollo infantil.

EDUCATIVOS SON TODOS LOS JUGUETES, Y DE ENTRE ELLOS LOS DIDACTICOS ESTAN PENSADOS PARA APRENDER

Lo importante es que nuestros hijos utilicen juguetes variados, para que así puedan aprovecharse de los distintos desarrollos que fomentan:

Razonamiento
Enseñan a razonar aquellos juegos que sean del tipo: asociación de conceptos, diferenciación de formas y colores, establecimiento de relaciones lógicas, de construir, de reflexionar….
Lo común en todos ellos es que obligan al niño a pensar de una manera más o menos elaborada.

Creatividad
Con ellos aprenden a inventar, a imaginar situaciones o incluso objetos.

Los juegos de imitación, de construcción, los de disfraces

Motricidad gruesa
Favorecen a que nuestro pequeño se mueva y a que sus movimientos sean más precisos, y también a coordinarlos de forma armónica.

Andadores, triciclos, bicicletas, patines, juegos de puntería…. Entran dentro de esta categoría.

Moticidad fina
Son aquellos que enseñan a nuestros pequeños a trabajar con sus dedos, a que los muevan de una manera precisa.

Para este desarrollo tenemos los juegos de construcción, de habilidad, miniaturas, muñecas y, en general, cualquier juguete que obligue a usar piezas pequeñas (no olvidemos que si el niño que lo maneja es menor de 3 años, debe ser supervisado por un adulto)

Sociabilidad
Todos aquellos que nos enseñan a pertenecer y estar en un grupo social.

Así, los juegos de imitación (cocinitas, coches, maletines de carpintería, de peluquería, tiendas, médicos) y los de mesa y los deportivos de equipos.

Afectividad
Permiten desarrollar sentimientos de afecto y les enseñan a exteriorizarlos.

Muñecas y peluches entran dentro de este grupo.

Lenguaje
Dirigidos a que los niños participen en el juego a través del lenguaje, fomentando el uso del mismo como medio de diversión.

Tenemos los juegos de expresión, de vocabulario, de imitación, de preguntas y respuestas…

Y siempre sin olvidar que con todos los juguetes se aprende y que no es mejor regalar unos juguetes que otros. Todos ellos contribuirán al desarrollo de la personalidad de los niños.