Llega el fin de semana y queremos descansar, pero en ocasiones nos encontramos con que nuestro hijo se ha despertado muy pronto por la mañana o incluso de madrugada. ¿qué podemos hacer en estos casos?

Igual que hay niños dormilones, también los hay madrugadores; esta cualidad puede ser muy buena para los niños, pero puede que nos deje a los padres sin saber que hacer en estos momentos.

En muchas ocasiones los niños van en busca de los padres y si se han levantado muy temprano no nos dejarán dormir o nos quitarán el sueño pensando en qué estará haciendo el niño solo por la casa sin supervisión.

En general debemos enseñarle a niño a volver a la cama para dormir o para quedarse tranquilo jugando hasta que sea hora de levantarse, esto último siempre y cuando el niño haya cumplido sus horas necesarias de sueño.

Suavemente hay que decirle al niño que aún es hora de dormir, y le enviaremos de vuelta a la cama hasta que sea de día o cuando los padres le llamemos. Debemos acompañarlo un momento en su cama mientras se le explica que debe cerrar los ojos y mantenerse tranquilo. Podemos contarle un cuentro breve o poner música suave, pero enseguida habrá que dejarlo solo o sino se acostumbrará a dormir con nosotros.

Si el niño ya ha dormido lo suficiente, será imposible conseguir que vuelva a dormirse. En estos casos debemos enseñarle a distraerse solo en su cama, jugando tranquilo e intentando que no deambule por la casa.

Son momentos, en que nosotros estamos cansados y donde deseamos que se duerma lo antes posible, así que en muchas ocasiones recurrimos a la solución fácil de traernos al niño a la cama, pero corremos el riesgo de que lo tome como un juego y se despierte pronto todos los días para poder venir a nuestra cama.

En tu caso, cuando tu hijo se despierta muy pronto, ¿que haces?

Ver los resultados

Loading ... Loading ...