Todos nosotros hemos tenido pesadillas cuando éramos niños, y ahora que somo padres, vemos cómo nuestros hijos también las sufren.

pesadillas infantiles¿Que son exactamente las pesadillas infatiles?
Las pesadillas infantiles son trastornos del sueño, que se caracterizan porque el niño habitualmente se despierta durante la pesadilla y recuerda con detalles el contenido de la misma. Tras la pesadilla, el niño mantiente un estado de alerta, con sensación de miedo y ansiedad.
Las pesadillas suelen darse en la segunda mitad de la noche, y se inician entre los 3 y los 6 años.

¿En que se diferencian de los terrores nocturnos?
Cuando un niño tiene un terror nocturno, puede que llore, grite o incluso se incorpore de la cama, pero normalmente no se despierta, y tampoco recuerda nada del sueño al despertar por la mañana.

¿Cómo podemos ayudarles?
Desgraciadamente las pesadillas no pueden evitarse totalmente, pero los padres podemos ayudar a que nuestros hijos tengan un sueño apacible.

Una forma de prevenir las pesadillas es intentar que los niños tengan unas rutinas fijas antes de irse a dormir: horario regular, un baño tranquizante, y sobre todo, evitar que vean en la televisión contenidos no apropiados o leer cuentos que les puedan dar miedo.

Tras la pesadilla tenemos que consolar y tranquilizar al niño utilizando una voz suave y no mostrando excesiva preocupación por lo que ha sucedido. Hay que tratar la pesadilla con normalidad, dando unas breves explicaciones para ayudarle a superar el miedo inicial, pero sin entrar en grandes detalles.

Si el niño es pequeño, podemos valorar llevarlo a nuestra habitación para que pueda tranquilizarse y olvidarse de la pesadilla lo antes posible y pueda volver a dormirse.

Afortunadamentes según los niños se van haciendo mayores las pesadillas suelen ir desapareciendo.

¿Conoces algún truco para que tu hijo no tenga pesadillas?