Yo creo que todos en alguna ocasión, cuando éramos niños, hemos soñado en ser magos o brujos capaces de preparar pócimas mágicas que nos permitieran ser fuertes, rápidos, resistentes o con incluso con capacidad para volar.

Luego nos hicimos un poco más mayores, y descubrimos Asterix y Oberlix y su fuerza sobrehumana que adquieren tras beber una poción mágica preparada por su druida Panorámix.

Por último, durante la celebración de la fiesta de Halloween, también es muy común la elaboración de pócimas mágicas

En cual quier caso, y siempre que queramos pasar un buen rato y sorprender a nuestros hijos, vamos a ver como elaborar una sencilla poción:

Ingredientes:
– vinagre
– bicarbonato sódico
– se puede añadir cualquier otro ingrediente como sal, azucar, hierbas aromáticas, etc

Preparación:
– Vertemos el vinagre en un recipiente que tenga aspecto de caldero de bruja.
– Vamos añadiendo el resto de ingredientes que hayamos preparado
– decimos las palabras mágicas
– y finalmente echamos el bicarbonato sódico sobre el vinagre.

La reacción química hará que el vinagre se convierta en espuma y se salga del recipiente de una manera muy dramática.

Es muy conveniente practicar con las cantidades antes de hacerlo delante de los niños, para que el truco salga perfecto.

El único problema es que la pócima sabrá a rayos……