¡Cómo cambiamos con el tiempo!

Cuando Sergio era muy pequeño, entre los 3 y los 5 años, celebrábamos los cumpleaños en casa. Después, desde los 6 años hasta los 9, los cumpleaños los hemos celebrado en alguna ocasión en un bar, contratando la merienda, o en otras ocasiones, hemos ido a un parque infantil (los clásicos con piscinas de bolas y actividades dirigidas por monitores especializados) donde los niños han pasado la tarde y han merendado.

Pero Sergio ha crecido y los parques de bolas se le han quedado pequeños a él y a sus amigos. Así que este año hemos vuelto a celebrarlo en casa.

Ha invitado a sus 3 mejores amigos y han venido a pasar la tarde a casa.

¿Qué hacen 4 niños de 11 años en casa? Se nota que son más mayores. Han estado un buen rato jugando a juegos de cuando eran más pequeños ( entre ellos al escondite en casa…que a los padres no nos gusta…pero se ve que no pasa de moda)…ya más tranquilos, han sacado sus móviles y han jugado con la consola.

Han buscado entre los juegos de Sergio y los míos…y junto con los que ellos han traído de sus casa, han hecho una selección y ha comenzado la parte más activa de la tarde para ellos. Se han juntado por parejas y por equipos o incluso por turnos cuando los juegos eran individuales y no les permitían otra forma de hacerlo.

Con la edad que tienen y con tanta acción, saltos y gritos la hora de la merienda no puede ser cualquier cosa, así que hay que pensar en algo fuerte para reponer energías. Con 11 años me lo han puesto muy sencillo y como les conozco desde pequeños y les hemos tenido otras veces a comer en casa, he aprovechado las promociones Telepizza para encargar 2 pizzas familiares con los ingredientes que les gustan a todos. Además, como me gusta tanto viajar en coche, tenía acumulados bastantes puntos por repostar en BP tarjeta de puntos, y la merienda me ha salido gratis.

De postre una tarta casera hecha a base de donuts. Es muy sencilla de hacer y le gusta a todo el mundo.

Y después de merendar, recuperadas las fuerzas, vuelta los juegos de la consola.

En resumen, sin muchos preparativos y con poco trabajo, el cumpleaños ha sido un éxito. Sergio y sus amigos lo han pasado genial, la casa no ha sufrido daños severos y ahora sólo falta pensar qué haremos el año que viene.

¿Se te ocurre a ti alguna idea?