El disfraz de esqueleto es uno de los más clásicos para celebrar la fiesta de Halloween. Si queremos realizar este disfraz en casa, solo hay que tener las siguientes prendas de vestir:

– Una mallas elásticas blancas
– Una camiseta blanca de manga larga
– Guantes blancos
– Gorro de baño blanco

Sobre ellos, pinta los huesos con un rotulador lavable negro y maquíllate la cara en blanco y negro.

Además, si pintas de negro a los lados de la nariz y en los pómulos conseguirás dar mayor relieve en la calavera.