Alvaro, nombre masculino de origen germánico, que significa “atento” o “guardián noble”. Se cree que es de la remesa de nombres germánicos que trajeron los godos.

Fue un nombre muy común en la Edad Media. Prueba de ello son la gran cantidad de ramas de Álvarez (hijo de Álvaro) que se originaron en España y que siguen en pleno vigor. Últimamente se ha revalorizado este nombre, que se tiene por original y distinguido.

Festividad: 19 de Febrero

Su sensibilidad está llena de inquietud y entusiasmo.

Su sociabilidad está sometida al imperativo de la afinidad sentimental para poder ser expresada.

Siente miedo a los cambios.

Se expresa airosamente en cualquier nivel. Gentil, vivaz y amigable. Ama lo que está más allá de la superficie de los seres y de las cosas.

Su intuición le hace proyectarse en el futuro para conseguir realizaciones que se adelantan en el tiempo a las ideas comunes de su entorno.

Suave, cordial, sagaz. Ama la armonía de las formas y los métodos persuasivos. Le gusta sentirse alabado.