Daniel es un nombre masculino de origen hebreo (dan-el) cuyo significado es justicia de Dios, Dios es mi juez.

Festividad: 3 enero

Daniel es el nombre de uno de los cuatro profetas mayores del Antiguo Testamento, fortalecedor del pueblo judío durante su cautividad en Babilonia.

Son personas sociables, inteligentes y ordenadas. Les interesa la política, y todo lo relacionado en cuestiones sociales y humanitarias. Con su pareja, se muestran tierno y amables. Le gustan los niños.

Son exigentes. Se expresan en forma original en la intimidad y en la integridad. Se distinguen por su delicadeza. Aman el buen criterio y el misterio. Buscan la aprobación.

El contacto con ámbitos alejados de su medio cotidiano es favorable para sus sentimientos y creaciones.

La pasión de las personas de este nombre es planear el futuro cuidadosamente.

Rapidez en las decisiones intelectuales.

Su inteligencia esta cargada de ideas innovadoras y libertarias.

Se expresan por medio de la perseverancia, las asociaciones, el planteamiento y el asentamiento. Aman las innovaciones y las realizaciones. Les gusta ser asistidos y apoyados.

Podrían destacar en profesiones como médico, enfermero, músico, asistente social, arquitecto, decorador de interiores, cocinero o profesor.