Javier, nombre masculino de origen vasco, etxe-berri, que significa “casa nueva”.

Festividad: 3 de Diciembre

Vitalista aunque algo negativo y celoso. Amigable. Gran voluntad. Intuitivo. Afectuoso y leal.

En su vida sentimental hay una nota discordante dada por los celos.

Su forma de ser se ve afligida por presentimientos oscuros y accesos de melancolía.

Ansiedad por su situación económica a la que constantemente dedica su atención para mejorarla.

Se expresa por medio de la perseverancia, las asociaciones, el planteamiento y el asentamiento. Ama las innovaciones y las realizaciones. Le gusta ser asistido y apoyado.

Personalidad vitalista que se manifiesta de forma intensa e impetuosa.

Se expresa en la jovialidad, la amenidad y la prodigalidad. Ama la dignidad y el renombre, lo bello, lo que crece y engrandece.

Algunas variantes de Javier son:
– en catalán: Xavier
– en gallego y en euskera: Xabier