A 30 Km de Vitoria se ubica el Valle salado, en el municipio de Salinas de Añana, junto al casco urbano.
En la Web oficial encontrarás mucha más información sobre su historia y origen.

Vista general de Salinas de Añana

Al llegar dirígete al centro de información y pregunta por las visitas guiadas. La duracción es aproximadamente de 1 hora por lo que se puede hacer perfectamente con niños.
Durante la visita se van viendo las diferentes estructuras donde antiguamente se realizaba la “extracción” de la sal. Debido a que el agua y la sal son elementos muy destructores, veremos que la mayor parte de las estructuras estan muy deterioradas. Sin embargo, actualmente se están reconstruyendo algunas, con lo que se puede contemplar exactamente como eran.

Lo mejor:
– es espectacular. Dificil de imaginar hasta que no se ve.
– los guias con muy amables y hacen que la visita se realice de forma muy amena

Lo peor:
– muy poco sitio para aparcar. Es un municipio muy pequeño y no hay un aparcamieno específico.
– dificil de encontrar un sitio cercano para comer. Hay que coger el coche para ir a cualquier restaurante y mejor tomar la precaución de llamar antes de ir para informarse de si hay sitio libre

Terrazas de Salinas de Añana

Finalmente, durante el recorrido no dejes de “probar” el agua que corre en paralelo con el camino. Te sorprenderá, pero prueba poco, no abuses.

No muy lejos de allí y en la provincia de Burgos se encuentra el municipio de Poza de la Sal. Como su nombre indica, también tuvo un pasado muy relacionado con la extracción de sal. Si tienes tiempo no dejes también de visitarlo, pero desde mi punto de vista está mejor preparada la visita de Salinas de Añana.

Sal de Añana