Nos vamos de caminata a uno de los lugares más embaucadores del Baztán (Navarra), la cascada de Xorroxin, una auténtica joya. El recorrido, de unas 2 horas ida y vuelta, está bien señalizado y no tiene gran dificultad, con lo que se puede hacer con niños de corta edad. La pista comienza junto a la ermita de Ntra. Sra de la Dolores en Gorostapolo (Erratzu-Navarra).

Una pista empedrada desciende entre pastos, pottokas y ovejas. Siguiendo las señalizaciones no hay pérdida. Poco a poco nos vamos adentrando en el bosque, acompañados por el ruido del río, árboles semi caídos con extrañas formas, extraños ruidos como si los duendes del bosque nos estuvieran vigilando ¡un lugar mágico!

Enseguida aparece la primera cascada a nuestra derecha. Primera parada aconsejada.

Continuamos de vuelta al camino hasta encontrarnos un cruce. Si bien las marcas indican que el camino a seguir es el de la DERECHA, el que va hacia el puente de cemento, más adelante para poder acceder a los pies de la cascada de Xorroxin, deberíamos de cruzar el río. Las piedras son muy resbaladizas y el agua está tremendamente fría, con lo que a pesar de las marcas del árbol, os aconsejo tomar el camino de la IZQUIERDA, un poquito más largo y con más pendiente, pero nos evitamos mojarnos los pies. A no ser que llevéis botas de agua, no hay mucho caudal, aunque sí baja con fuerza.

Una vez en el camino de la izquierda, de nuevo en pleno bosque, descendemos por la pista hasta toparnos con una pequeña cascada. Atravesamos el pequeño riachuelo por encima de una improvisada pasarela de tablones y troncos, adentrándonos en el bosque hasta llegar a Xorroxin ¡impresionante!

Nueva parada para almorzar y para disfrutar del embrujo del lugar. Retomamos el camino de vuelta por donde hemos venido.

Si quieres conocer más información y ver más fotografías de esta fantástica ruta, puedes visitar Turiscapadas