De todos es bien conocido que al comienzo del curso escolar los gastos se acumulan: matrículas, uniformes, material escolar llegan todos en el mismo momento y después del verano, un periodo en el que si hemos podido también hemos gastado un poco más de lo habitual.

Pero al final del curso, también suelen presentarse algunos gastos, que pueden desequilibrar el presupuesto familiar:
Recompensa a final de curso: después de un año duro, y si vemos que nuestro hijo se ha esforzado y ha conseguido buenos resultados, está bien premiarle con algún regalo que sabemos que le hará mucha ilusión.

Comuniones: el mes de mayo es cuando se celebran las comuniones. Bien porque nuestro hijo haga la comunión o bien porque algún amigo o familiar la celebre, también tenemos un gasto en ropa o regalos de comunión.

Vacaciones: llega el momento de planificar las vacaciones. Si queremos realizar algún viaje, es el momento de realizar las reservas, y deberemos entregar un anticipo de la misma.

Campamentos de verano. Otra forma de comenzar el verano, reforzando los idiomas, realizando actividades deportivas o conviviendo con la naturaleza.

En definitiva, de uno u otro modo durante los meses de mayo y junio nos podemos encontrar con gastos extraordinarios que o bien hemos planificado previamente o que tendremos que hacer frente mediante la solicitud de un pequeño crédito como los que podemos ver aquí. Este tipo de ayudas son una buena solución que nos puede ayudar a solventar esta dificultad económica.

Si nuestra solución pasa por la financiación, debemos conocer que existen diferentes tipos de préstamos: préstamos personales (es lo que conocemos como un préstamo normal y que nos lo concede el banco); créditos rápidos y mini créditos; tarjetas de crédito (es una buena opción si no vamos más allá de una necesidad por debajo de 30 días, ya que si lo excedemos el interés puede ser elevado); y Préstamos entre particulares (una nueva forma de financiación a través de Internet donde el préstamo se realiza entre particulares usando una plataforma on-line especializada)

En función de nuestra situación personal será mejor una u otra solución, pero si es posible, lo mejor es poder tener una planificación de los gastos y poder anticiparnos. Así que no está de más hacer ahora un repaso de los gastos de los próximos meses.