Muchos niños desean tener un perro. Tener un perro en casa puede ser beneficioso para los niños, pero también genera nuevas responsabilidades que debemos sopesar antes de tomar una decisión.

Bulldog francés

Los niños suelen ser muy insistentes con lo que quieren. Seguro que cada vez que salga el tema del perro, intentaran convencernos para que compremos uno asegurando que se comprometen a cuidarlo. A pesar de las buenas intenciones, no son pocos los padres que terminan encargándose por completo de su cuidado.

Antes de comprar el perro:
Un perro no un juguete. Antes de adquirir uno, has de tener en cuenta una serie de cosas, para evitar que luego tengas que arrepentirte de haberle llevado a casa.

De modo que es mejor que te asegures de estar bien dispuesto a asumir las responsabilidades que conlleva, y durante mucho tiempo.

Has de elegir un perro acorde con tu carácter y modo de vida, y también de acuerdo con el lugar donde vives. Un perro agresivo y dominante no es bueno si hay niños en casa.

Beneficios de tener un perro en casa
– Estimula la afectividad del niño.
– Genera actitudes de responsabilidad (tienen que sacarle a pasear, darle de comer).
– Ayuda a que los niños sean más sociables.
– Potencia la sensibilidad del niño. A los perros hay que darles cariño, nuestro tiempo (tenemos que sacarlo a pasear, hay que jugar con él y enseñarle buenos hábitos), y un espacio exclusivo para él en nuestra casa.
– Aprenderán a respetar las normas. Los padres tendrán que poner normas y límites en el comportamiento del hijo con el perro, para que el niño sepa qué puede hacer y qué no. Por ejemplo, prohibirle que duerma en la cama con el niño.

Reglas de higiene para tener un perro en casa con los niños
Muchos padres se preocupan por los posibles riesgos para la salud de su hijo pequeño por el hecho de tener una mascota. No obstante, si se practican unas pocas y sencillas reglas de higiene, no habrá de que preocuparse:
– Evite siempre que el niño bese al animal, sobre todo cerca de la nariz y de la boca.
– Anímelo a lavarse las manos después de haber jugado con la mascota, sobre todo antes de tocar o comer alimentos.
– Tanto las pulgas como los gusanos se evitan fácilmente mediante el uso regular de tratamientos preventivos.

Razas de perro recomendables para los niños:
Bulldog francés: este pequeño bulldog es un animal encantador. Siempre está deseoso de recibir las atenciones de su dueño y poder jugar con toda la familia. Con los niños se lleva estupendamente y se convierte en un compañero de juego de toda confianza. Gracias a su pequeño tamaño puede ser una elección muy acertada para tenerlo en un piso, además no necesita correr durante horas en espacios abiertos.
Perro salchicha (Dachshund): Es un perro muy amistoso y compañero con la familia y los niños.
Labrador y Golden Retriever: Aunque estos perritos son muy juguetones y de buen carácter, cuando pequeños son excesivamente inquietos y mordelones. Si los niños son pequeños ten en cuenta que estos perritos aumentan de tamaño muy rápido.
Dálmata: Es un perro que le encanta a los niños. Necesita ejercicio porque es muy activo, pero requiere un aseo mínimo.
Beagle: Le encantan los niños. Es la raza protagonista de la película SuperDog
Galgo: pese a lo que muchos creen, el galgo es un perro muy hogareño, tranquilo, exageradamente dormilón, noble y un excelente compañero para los niños. Existen diferentes asociaciones que se dedican al rescate de galgos (Galgoleku, SOS Galgos, Galgos112…), una excelente opción para hacerte con una de las razas más adorables

Aunque los perros suelen ser las mascotas más deseadas por los niños, requieren más cuidados y modificaciones en el ritmo familiar. Dependiendo de nuestro estilo de vida, podemos pensar en el animal más adecuado. Si no deseamos renunciar a las costumbres familiares, puede resultar más aconsejable decantarse por otro animal que no condicione tanto como el perro, como un gato, pájaros, tortuga, hámster, peces, etc.