Larrún es una montaña de gran significado y cariño para el País Vasco y Navarra, puede ser considerada la primera de las cumbres del Pirineo. La cima tiene una altitud de 905 metros, y desde ella, en días despejados se puede ver una gran panorámica de los territorios cercanos: Navarra, Guipúzcoa, la Costa Vasca a orillas del mar Cantábrico, llegando hasta las Landas, y el océano Atlántico. Y también algunas de las cumbres más significativas del País Vasco como los montes Aizkorri, Anboto, Oiz y Gorbea.

Subir andando a Larrun

Lo más habitual para subir a Larrún es utilizar Petit train de La Rhune también conocido como tren cremallera que sube desde el Collado de Saint Ignace.

Pero nuestra propuesta es un poco diferente, y en lugar de utilizar el tren vamos a subir andando. La subida es sencilla pero también un poco exigente por la pendiente así que es recomendable para niños a partir de 7 años.

Nuestra excursión parte de Bera (Kaule Auzoa), donde dejaremos el coche para continuar andando.

Para llegar a Kaule Auzoa iremos inicialmente con en coche hasta Bera y una vez llegamos allí, cogemos la NA-4410 dirección Lizuniaga. Aproximadamente en el km. 3,5 (de la NA4410), nos desviamos a mano izquierda, dirección el barrio de Kaule (Kaule Auzoa).

A los pocos metros nos encontramos un cruce, en el árbol que se encuentra enfrente, un pequeño cartelito nos indica que Larrun que encuentra a mano derecha.

Tomamos por tanto el camino de la derecha y continuamos todo recto, dejando los containers verdes atrás. En el siguiente cruce, seguimos todo recto (por la pista de la izquierda).
Enseguida nos topamos con solitarios caseríos y arriba en lo alto, con su mítica antena rojiblanca, nuestro destino: Larrún.

Aparcamos el coche y nos preparamos para la caminata. Como siempre, llevad agua, algo de comer y buen calzado, ya que aproximadamente necesitaremos una hora y medio andando para realizar el trayecto de subida.

A partir de aquí, la ruta no tiene pérdida, teniendo prácticamente durante todo el recorrido Larrun a la vista, no hay más que seguir la pista o los atajos.

Como comentábamos al principio, la vistas desde Larrún son espectaculares, así que si tienes prismáticos no dudes en llevarlos.

Una ruta muy bonita y un poco exigente, pero con premio final!
Fotografía: Turiscapadas